• abril 12, 2020
  • admin
  • 0

Yo conocí a Víctor Marín en un momento de crisis. Dos oncólogos me habían atendido, uno de ellos me informo me quedaban 3 meses de vida. El segundo me operaria con una incisión y corte de más de 50 centímetros, en mi cuerpo, y en el hospital que el determinará. Cuando estuve frente a Víctor Marín, supe de inmediato que yo estaba en buenas manos.

Víctor Marín no regaña, ni crítica, comprende y acompaña, cuida todos los aspectos, emocionales, físicos y económicos. Me dio certeza, confianza, y fe.

Víctor Marín es un médico que aún estando en Italia estuvo al pendiente de mí, cuando después de la operación vino la fase de Quimioterapias. Su buena voluntad integridad, ética, profesionalismo, además la capacidad de resolver con inmediatez lo hacen un médico asertivo y humano. Es difícil encontrar un médico como él, porque nos atiende en cuerpo, mente, alma y emociones.

Víctor Marín tiene instalado en su mente una capacitación permanente y continua. A través de los años se sigue capacitando con el mismo entusiasmo. Víctor Marín escucha con mucha interés y respeto.

Elena Ramos, Ciudad de México.